Los 5 Desafíos Más Grandes de Aprender un Idioma

Los 5 Desafíos Más Grandes de Aprender un Idioma

Para un adulto, aprender un idioma toma mucha valentía, curiosidad, tiempo y esfuerzo. Así que sí te encuentras en esta condición, te felicito. A veces tenemos que aprender un segundo idioma por necesidad. Para la mayoría del mundo que no habla inglés, la necesidad es bastante obvia. Si deseas ser parte de la fuerza de trabajo, en cualquier lugar, deberás familiarizarte con el diccionario Oxford English dictionary.

 

En otras ocasiones, nuestro deseo de aprender el idioma nace del deseo de aprender sobre el país, la cultura o la persona de la que nos estamos enamorando. Y existen algunos momentos donde nos encontramos con la necesidad de aprender un idioma, como es el caso de mi padre, obligados por las circunstancias a los setenta años de edad.

Con una nieta que crece en un país hispanohablante en un hogar hispanohablante, él se enfrenta con la necesidad real de querer comunicarse con su nieta y el otro lado de una familia que realmente no es muy comunicativa, cuyo conocimiento del inglés llega hasta las palabras “Facebook” y “Google”, pronunciadas de una manera un poco extraña.

Sin importar cuál es tu situación en la vida, existen cinco problemas principales que se presentan cuando se aprende un idioma. Estos desafíos van más allá de lo obvio: la gramática, el vocabulario, las frases verbales y la dicción. Estoy hablando sobre la verdadera razón por la cual las cosas se complican o se detuvieron sin ni siquiera comenzar. La razón por la cual los libros quedan sin ser leídos y porque abandonamos las clases en línea. Miremos más de cerca.

 1. Miedo verbos preposicionales y la dicción. Me refiero a la verdadera razón por la que las cosas se complican o se detienen antes de comenzar. La razón por la que los libros no se leen y las clases en línea se abandonan. Estudiémoslas más de cerca.

 

Esto no aplica para todo el mundo. Después de todo, mi padre puede compartir con cualquiera, una reunión de hablantes de otro idioma, o un evento corporativo internacional. Con la ayuda de una copa de vino o una botella de cerveza. A medida que envejece, el miedo a hacer el ridículo aparentemente disminuye. Cuando se llega a la edad dónde no existe problema en utilizar sandalias con medias, y en el que decir lo que uno piensa (todo el tiempo) es algo normal; le preocupará menos decir algo equivocado en el momento equivocado.

A mi padre no lo detiene el miedo. Pero esto puede retrasarte a ti. El miedo a aprender un idioma nuevo es una amenaza más grande que la más compleja estructura gramatical. Es más difícil de superar que los verbos preposicionales, o los idiomas como tal, o la extraña manera (no acorde a la fonética) en la que se escribe el inglés, o todos los idiomas que tienen una sola palabra con muchos significados.

Ese profundo y frío miedo a tropezarse y caer, metafóricamente, puede paralizar completamente a las personas antes de que comiencen. ¿Cómo puedes superarlo? Probablemente es mejor hablarlo con tu psicólogo. Sin embargo, en mi experiencia, si quieres ahorrar tiempo y dinero en terapias, entonces lo mejor es superarlo y comenzar de una vez.

La parte más aterradora suele ser pensar en qué pudiera ocurrir, en vez de lidiar con lo que está sucediendo. Practica frecuentemente, practica intensamente y aprende a reírte de ti mismo en el proceso.

2. Falta de Oportunidad
¿No puedes invertir en clases? Ese es un problema. ¿No conoces a nadie en tu zona con quién puedas practicar? ¡Qué inconveniente! Pero no permitas que tu falta de oportunidad te impida que descubras la alegría (y utilidad) de hablar varios lenguajes. Después de todo, cualquier persona con dos dedos de frente sabe que tu eres la persona responsable de construir tus oportunidades en la vida. 

Si de alguna manera encontraste este artículo, significa que tienes acceso a internet. Si tienes acceso a internet entonces dispones de recursos, y si dispones de recursos entonces tienes bastante material de dónde escoger.

Descarga una aplicación, regístrate en páginas web que ofrezcan podcasts o lecciones gratuitas (pero ten cuidado, no vayas a descargar un virus). Encuentra foros dónde puedas intercambiar un idioma con alguien más. Si deseas mejorar tu francés, busca a alguien que desee perfeccionar sus habilidades del inglés y establece un intercambio. Si necesitas perfeccionar tu español, entonces ve la novela de las nueve.

3. Ser Anticuado y Resistirse al Cambio
No puedes traducir literalmente palabra por palabra, y hasta que no aceptes este hecho, y dejes de preguntarle a tu profesor “¿pero por qué?” cada vez que te explica algo; seguirás golpeándote con tu propia pared. Ser anticuado y resistirte al cambio es una manera muy fácil de bloquearte cuando aprendes un idioma, y negarte a aprender las diferencias esenciales te causará un bloqueo mental.

Algunos idiomas se escriben de derecha a izquierda, otros verticalmente; otros utilizan terminaciones femeninas y masculinas para describir una silla, mesa o cualquier objeto inanimado. ¿Por qué? Porque sencillamente son así. Acéptalo. O mejor aún, hurga en la historia y la raíz del idioma, y averígüelo.

No todos los idiomas son tan sencillos como el inglés y no todas las personas que aprenden inglés lo encuentran tan sencillo como tú. Todo el mundo lidia con las dificultades de su idioma nativo y trata de traducir en su cabeza antes de entenderlo en el papel.

No todo el mundo toma el té a las cinco de la tarde, y en algunos países se come con las manos. Aprende a aceptar estas diferencias. Una vez que cambies tu perspectiva y abras tu mente, el proceso de aprendizaje será más fácil.

4. Falta de Tiempo
Está bien, esta excusa es genial y no hay mucho que hacer al respecto. Encontrar tiempo para aprender un idioma puede ser muy difícil. Si no puedes dedicarle un par de horas a la semana a practicar sus conjugaciones o a ver un podcast, de seguro irte de viaje o vivir en otro país es una posibilidad muy remota.

¿O será que sí puedes hacerlo?

Yo soy una persona muy ocupada. Una madre a tiempo completo, una empleada a tiempo completo, soy parte de la sociedad moderna a tiempo completo y todo lo que eso implica. Existen muchas cosas para las que no tengo tiempo. Por ejemplo, estudiar medicina o leer Guerra y Paz. ¿Pero sabes algo? Tú nunca te encuentras muy lejos de tu teléfono inteligente o de un computador para practicar por un corto periodo de tiempo.

Si comienzas a cambiar la manera en la que ves tus prioridades, tu perspectiva del tiempo (y cuánto tiempo tiene) cambiará. Rápidamente verás cómo puedes hacer tiempo para algunas cosas y no para otras, y cómo puedes organizar tu ocupado horario para aprender otro idioma.

5. Tu Voz Interior
Esta es la voz interior que evita que se creen imperios, se ganen guerras o que se aprendan otros idiomas. La voz interior, ese pequeño demonio que dice “no puedes hacerlo” una y otra vez. ¿Cómo puedes lidiar con tu voz interior negativa sin buscar ayuda profesional? Intenta ponerla de lado.

¿Por qué sabes qué? Tú puedes aprender otro idioma. Puedes ponerte en forma, perder peso y convertirte en un astronauta (está bien, quizás no puede ser un astronauta), pero espero que entiendas el punto.

Ahora que todas las excusas y razones detrás de postergar tu aprendizaje de otro idioma han sido expuestas, la mitad del problema está resuelto. Deberás reconocer cuál resulta más problemático para ti y buscarle una solución. Porque enamorarse en una ciudad extranjera, hablarles a tus hijos nacidos en el extranjero, o simplemente sentirte bien contigo mismo, es maravilloso.

Autora

Christina Comben

 

Christina Comben es Gerente de Contenido en Day Translations. Cristina, calificada con una Maestría en Administración de Negocios (MBA), motivada por los retos, cambios y aprendizaje continuo, ha vivido y trabajado en diversas partes del mundo, recabando conocimiento profundo en el funcionamiento de distintos ambientes de trabajo e industrias, que van desde los medios y la farándula hasta la educación, salud y tecnología de la información.

0
Cómo hacer que una computadora reconozca un dispos...