Preguntas que debe hacerse antes de prescindir de los servicios de su abogado

PREGUNTAS-FRECEUNTES

La relación entre el abogado y el cliente en su mayoría es de paz y de provecho, pero hay ciertas ocasiones en las que la relación no camina y el cliente no se siente bien con su abogado.

La frustración que muchos clientes sienten en ese momento es muy grande, pero cuando ocurre eso es el momento de plantearse algunas preguntas para determinar si hará lo correcto y conocer exactamente por qué quiere despedir a su abogado.

Según sea el origen de su inconformidad es necesario antes de tomar la decisión de decirle adiós, considerar las siguientes preguntas que harán que establezca mejor lo que está sucediendo y decidir lo mejor para ambas partes, es decir usted como cliente y también para su abogado.

¿Cómo saber si debo despedir a mi abogado?

Las relaciones de abogado y cliente no tienen que ser para siempre, aunque en muchos casos si lo es, sobre todo cuando el abogado es el mismo que siempre ha tratado sus asuntos laborales y personales, y la confianza que se crea es muy fuerte que incluso nace una amistad.

Sin embargo, hay otros casos donde el abogado es nuevo en cuanto al cliente y su caso y es allí donde surgen los problemas o la inconformidad del cliente. Ciertamente, cada abogado devenga unos honorarios según el trabajo que esté realizando, y solo por eso es necesario que su cliente este feliz.

Usted como cliente tiene la última palabra en cuanto a despedir o no a su abogado si considera que no se está haciendo un buen trabajo o por simplemente no entenderse como debe ser, pero antes de todo se debe hacer una pausa y colocar sobre la mesa los puntos a favor y en contra para decidir la mejor alternativa, pensar bien las razones que lo están motivando a despedir a su abogado, aun sin tomar en cuenta los avances que se estén realizando en su caso legal o donde sea que su abogado este trabajando.  

Ahorra es momento de hacerse las siguientes preguntas para evaluar bien la situación

  • ¿Estas molesto con tu abogado por algo que hizo?

Ante esta pregunta es bueno tomar el tiempo necesario para reflexionar si es positiva  negativa la respuesta. Debe considerar que puede ser algo que su abogado hizo, pero que en realidad no dependa de él o ella, así como que el caso vaya lento, acá sería por el sistema judicial no por el abogado específicamente, porque eso sale de sus manos.

Por lo tanto, es algo que podría pasarle con otro abogado. Y si su respuesta es positiva, no es una razón o motivo para despedirlo, pero todo queda a su criterio.

  • ¿Contar con otro abogado podría perjudicarlo a usted o su caso?

Esta pregunta tiene gran peso, debido a que si su caso eta muy avanzado lo más recomendable es seguir adelante por el factor dinero y tiempo, ambos muy necesarios ante los casos legales.

  • ¿Tiene pautadas fechas de audiencias?

Si  es afirmativo, en caso de despedir a su abogado, dichas fechas tendrán que ser reprogramadas con el nuevo abogado y se perderá valioso tiempo.

  • ¿Es primera vez que cambia de abogado o es algo frecuente?

Cuando esto ocurre y más si es un caso legal el juez podría ver esos cambios un poco sospechosos y restarle credibilidad y confianza, sobre todo si el cambio de abogado es muy frecuente, debido a que el sistema judicial puede creer que está jugando con el sistema, aunque no sea así. Por ello debe tener cuidado en ese sentido.

Si respondió a las 4 preguntas anteriores tendrá una visión más clara de la situación y saber cómo debe proceder. Sin embargo, acá no termina todo, sino que es necesario conocer las verdaderas razones por las cuales usted podría despedir a su abogado rápidamente y sin dudarlo.

Las razones para despedir a su abogado son las siguientes:

  • El abogado no demuestra profesionalismo: con tener solo el titulo no es suficiente para llevar un caso por menor que sea, sino que el abogado debe ser todo un profesional, demostrando siempre el profesionalismo que lo debe caracterizar, pero si no demuestra eso es claramente una razón para despedirlo y evitar algún riesgo mayor en el caso que no sea para su beneficio como cliente.
  • No tiene comunicación con su abogado: llevar un caso requiere de la comunicación frecuente de ambas partes, una alta reciprocidad, pero si su abogado no lo cumple, si no contesta sus llamadas e incluso un correo electrónico podría ser una razón para decirle adiós, debido a que si no se trabaja en equipo no se puede esperar un buen futuro.
  • Si el abogado no comprende su caso: Si el abogado es nuevo en cuanto a ejercer la profesión y su caso amerita de un experto, es mejor no arriesgarse, debido a que en ciertos casos la experiencia del abogado es la que importa para resolver cualquier problema legal como debe ser y con un buen final.
  • Cuando no están de acuerdo en cómo se debe manejar el caso: Es necesario conocer que la relación de cliente y abogado debe ser en equipo, en comunicación y acuerdo y si no existe eso la salid nunca va a llegar, debido a que ambas partes no se ponen de acuerdo para proceder. Lo más recomendable es seguir lo que el abogado indique, pero ambas partes tienen derecho a opinar y llegar a una solución.
  • Si su abogado no demuestra atención a su caso: si usted como cliente no se siente atendido es una razón poderosa para cambiar de abogado. Un abogado debe brindar un servicio completo y eso incluye que su cliente sienta que todo está bajo control y mantenerlo siempre al tanto de todo, pero si no es así no se llegará a ninguna parte. La relación no solo es profesional, sino también personal entre el cliente y el abogado y si eso no existe no hay éxito.

Para finalizar es necesario que compare todo lo aprendido con su situación actual y también puede leer ¿No está feliz con su abogado? Y tener una mejor visión de todo y decidir correctamente el paso que debe dar.

1
Abogados: ¿Qué pueden hacer? ¿Qué no pueden hacer?
¿Necesitas un abogado de negocios?