¿Qué pasa si se mezclan elementos químicos en el inodoro?

¿Qué pasa si se mezclan elementos químicos en el inodoro?

Aunque la ciencia tiene distintos propósitos y puede ser usada para muchas cosas diferentes que ayuden a la raza humana a entender el mundo, a veces se hacen experimentos simplemente por saber qué sucede cuando se llevan a cabo.

Gracias a los avances en la tecnología, ahora es posible subir videos de los resultados de estos experimentos; sin embargo, la mayoría de ellos -especialmente los más peligrosos- son llevados a cabo por gente especializada (o muy aventurera) con la suficiente protección para prevenir un accidente.

Entre los canales más famosos recientemente, algunos científicos han llevado a cabo experimentos mezclando elementos químicos con el inodoro bajo la pregunta “Will it flush?”, que podría traducirse como “¿se irá por el inodoro?”.

Sodio

El sodio es un metal alcalino blando y de color plateado que se encuentra en muchos elementos de la naturaleza, especialmente en la sal marina. Sin embargo, se trata de un elemento químico muy reactivo que puede arder si se encuentra en contacto con la llama amarilla, que se oxida inmediatamente cuando entra en contacto con el oxígeno, y que reacciona violentamente con el agua cuando está en su estado más puro.

Es uno de los metales más reactivos después del potasio, el cesio, el francio, y el rubidio.

El sodio que se encuentra en el océano en la sal marina está en su forma iónica (es decir, que los iones que conforman una molécula se encuentran separados).

Se trata de un elemento usado en la vida diaria, pues se utiliza para fabricar desodorantes, como refrigerante, para purificar metales fundidos, para generar oxígeno en espacios cerrados (como en los submarinos), entre otros procesos químicos.

Además, es utilizado en compuestos como la sal común (Cloruro de sodio), el carbonato, bicarbonato de sodio, hidróxido de sodio (sosa cáustica, usada para la limpieza), eritorbato de sodio (conservador de carnes y alcohol), nitrato de sodio, etc.

El sodio solo resulta explosivo cuando se encuentra en su forma metálica (lo que físicamente parece un pequeño cubo metálico, que al entrar en contacto con el oxígeno se oxida y muestra una capa de color blanco en su exterior), por lo que se debe tener cuidado si éste entra en contacto con el agua o con el oxígeno, pues se genera una reacción que puede producir explosiones al combinarse con el hidrógeno.

A pesar de conocer estas advertencias, un par de científicos decidió echar un poco de sodio en su forma metálica a un inodoro para conocer las reacciones que tendría.

Mercurio

El mercurio es conocido como plata líquida por su apariencia, pues es el único metal que puede ser líquido en condiciones de laboratorio.

Es utilizado comúnmente en la fabricación de productos químicos industriales, o en aplicaciones electrónicas. Es usado en termómetros, y recientemente, se utiliza en su estado gaseoso en las lámparas fluorescentes, especialmente las que producen luz neón.

En algunos lugares aún se utiliza para crear amalgamas dentales, así como se continúa usando en un medicamento tópico que cura cortaduras y raspones.

Asimismo, era utilizado en la fabricación de cosméticos (como rímel) y productos para el cuidado de la piel, pero se encontró en niveles más altos en las personas que consumen frecuentemente pescados y mariscos.

Estos animales tienen una tendencia natural a concentrar el mercurio en sus cuerpos, pues no pueden depurarlo de sus sistemas con facilidad. El mercurio se encuentra en los tiburones, peces espada, atunes, delfines, y otros, pero si estos son comidos por otro depredador, el nivel de mercurio aumenta y los hace cada vez más letales. La ballena, al ser uno de los depredadores más grandes del océano, ha ingerido previamente muchos peces que no han eliminado su propio nivel de mercurio, por lo que este es absorbido en las vísceras y en su tejido muscular, haciendo su carne altamente tóxica.

A partir de que se probara que tiene distintas repercusiones en la salud, este elemento comenzó a eliminarse de la fabricación de diversos productos, aunque muchos de estos se siguen realizando de manera clandestina.

Entre los efectos que tiene el mercurio en la salud se encuentran:

•    Deterioro de habilidades cognitivas

•    Alteraciones del sueño

•    Dolor en el pecho

•    Tos

•    Deterioro en los pulmones

•    Alteraciones en el sistema nervioso, presentado en forma de delirio, alucinaciones, y tendencias suicidas

•    Daños fetales (daño cerebral, retraso mental, falta de coordinación, ceguera, convulsiones)

Debido a que se trata de un metal pesado, no es buen conductor del calor, pero sí de la electricidad. El mercurio es insoluble en agua, y debido a que su densidad es más pesada, unos científicos decidieron hacer un experimento en el que colocaban de pequeñas a grandes cantidades de mercurio en un inodoro para saber qué tanto podría desecharse antes de que se quedara estancado.

En este experimento se colocaron pequeñas cantidades (que al no disolverse en el agua formaron una pequeña placa al fondo de la taza) que el agua aún era capaz de mover.

Conforme fue aumentando la cantidad de mercurio, el agua aún podía eliminar muy poco de este, pues la mayoría permanecía en el fondo de la taza.

Sin embargo, el experimento no quedó allí, pues quiso saber qué sucedía cuando en lugar de agua, un inodoro se usaba con mercurio.

Inicialmente se empezó a derramar como si tuviera una fuga, pues el metal era más pesado y continuaba levantando la pieza que permite que se drene todo el contenido de la taza. Para remediar esta situación, se le colocó un pedazo de wolframio (mejor conocido como tungsteno), un metal más pesado que el mercurio para evitar que la pieza se continuara levantando. Sin embargo, al momento de jalar, fue imposible que la misma cadena moviera el pedazo de tungsteno para que se volviera a levantar la pieza, por lo que tuvo que meter la mano y retirar el pedazo.

Es importante que si se hace esto, se asegure de no tener cortaduras en las manos, pues el contacto directo con el mercurio podría provocar síntomas como los antes mencionados.

La fuerza del tungsteno para evitar que el mercurio se filtrara, rompió la cadena del sanitario, pero fue posible que funcionara como una taza normal.

Al mismo tiempo, se colocaron un pedazo de oro, y una bala, pues al intentar tirarlos por un excusado común no fue posible porque su densidad es mayor que la del agua. Experimento que tuvo resultados positivos con el mercurio debido a que es un metal más pesado.

Si bien no se trata de una reacción química tan impresionante como la que tiene el sodio con el agua, se obtuvieron resultados interesantes en este experimento.

Aunque estos experimentos no tienen otro fin más que el de demostrar qué reacciones se pueden generar al mezclar estos elementos, lo recomendable es no intentarlos en casa y disfrutar simplemente de lo que se ve.

1
Reproduce videos de YouTube en segundo plano en An...
¿Qué pasa si mezclas Coca cola con…?